Rele de Estado solido solid state relays

Rele de estado solido

Rele de estado solido, increiblemente no es todavía demasiado conocido por los instaladores industriales.

Sin embargo, cada vez mas profesionales de la automatización industrial se interesan por los relevadores estáticos al tomar conciencia de sus grandes ventajas en algunas aplicaciones específicas respecto a los relés electromecánicos y a los contactores.

Primera gran ventaja

Relé de estado sólido, es un relé electrónico.

Es decir, no contiene piezas móviles en su construcción, por lo que es insensible a las vibraciones estructurales que se produzcan en el armario o panel de control donde sean instalados.

Por otra parte al no realizarse la conducción y el corte del paso de la corriente mediante el contacto físico de piezas metálicas que se separan o se juntan, como es el caso de los relés electromecánicos, los interruptores y los contactores, no existe posibilidad de desgaste físico por rozamiento o desgaste por erosión eléctrica de las caras de los contactos eléctricos del relé.

En el caso del rele de estado solido, su actuación se lleva a cabo por la permeabilidad o impermeabilidad física al paso de electrones por el circuito al que está conectada la carga, que controla el elemento semiconductor interno de relé, ya sea un Transistor, un Triac, etc. al activarse o desactivarse la tensión de control que se aplica sobre el mismo.

Esta inexistencia de desgaste de piezas físicas supone que en la práctica las expectativas de durabilidad y tiempo de servicio, así como el número de operaciones eléctricas de los relés estáticos sea ilimitado.

Puede estimarse su vida útil en más de 100 millones de operaciones, bajo las condiciones de uso especificadas para nuestro relé de estado sólido frente a sólo las 100.000 – 200.000 operaciones estimadas para un relé electromecánico.

El instalador debe conocer y seguir siempre la forma recomendada de instalación en lo referente a tensión y corriente máxima y no olvidar la utilización de fusibles rápidos de protección colocados en serie con la carga.

Debe instalarse sobre un disipador de calor apropiado para cada aplicación y modelo de relé, usando pasta térmica o almohadilla de disipación en la interfase del relé de estado sólido con el radiador o el panel.

La ventilación forzada del armario eléctrico o incluso del propio disipador del rele de estado solido prolonga el tiempo de servicio cuando se utiliza con carga en conexión permanente.

La enorme cantidad de operaciones de conexión y desconexión a plena carga que pueden efectuar los relés de estado sólido los hacen especialmente interesantes en el control de resistencias eléctricas mediante controladores PID (Proporcional, Integral, Derivada), instalados en hornos industriales monofásicos o trifásicos , calefacción de viviendas, calentamiento de tanques de fluidos, calefactado de máquinas de inyección de termoplásticos, moldes de inyección, extrusoras de termoestables, cauchos y termoplásticos, invernaderos etc.

Segunda gran ventaja

El rele de estado solido no suena al trabajar.

Esta característica es muy importante en algunas aplicaciones para el control de calefacción eléctrica de uso doméstico o residencial, como hospitales, colegios, oficinas, etc, es la ausencia total de “ruido” al realizarse las operaciones de conexión y desconexión debido a la falta de contactos móviles de cierre por medio de fuertes resortes, como le ocurre a los contactores, pudiendo además manejar corrientes de carga muy superiores a estos, hasta 300 amperios.

2 comentarios en “Rele de estado solido”

Dejar un comentario

En cumpimiento de la Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información le recordamos que al navegar por este sitio y/o el panel de control está aceptando el uso de cookies y ha leido y acepta nuestra política de privacidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies